Covid 19 durante el viaje

El rápido crecimiento del virus que en principio se veía extenderse en China tomó por sorpresa a muchos viajeros que se encuentran en distintas partes del mundo en un viaje que requirió de decisiones importantes cuando se empezaron a registrar infecciones casi que en todo el globo, lo que en poco tiempo la OMS declaró una pandemia mundial. El caso fue muy distinto a exploradores que recorrían destinos cercanos en su propio país con la ventaja de poder regresar a casa en poco tiempo. 

A principios del año 2020 la noticia de la expansión de una infección mortal denominado Corina Virus no era tan alarmante, por una sola razón, no se había registrado casos en otros países lejos de Asia. Hasta que de un momento a otro la peste empezó a ver avances en distintos países de Europa, África y todo el continente americano, con cifras pequeñas pero que sí empezó a llamar la atención.

De Tierra Santa a Holanda en 48 horas.

Coen y Karin Narijke @landcruisingadventure llevan casi dos décadas a bordo de su Land Cruiser y el viaje había llegado a Kazajistán, territorio que han recorrido con la calma que los caracteriza. En enero decidieron hacer un viaje a Israel para realizar la tradicional caminata a través del desierto del Negev, al sur junto a  entusiastas oriundos y otros viajeros que se suman al cruce del desierto, y al culminarlo regresar a Kazajistan para retomar la carretera a bordo de la vieja camioneta. 

Un día se vieron solos, y se percataron que algo andaba mal, por falta de comunicación en sus equipos, ignoraban la repentina desaparición de los excursionistas. Israel había entrado en cuarentena y ellos no lo sabían, solo se percataron de que «la energía era diferente, el silencio era diferente.»

La pareja de aventureros cuentan desde su Site.

Entonces, de repente, el desierto estaba vacío. No más excursionistas. Esto fue muy raro. La energía era diferente, el silencio era diferente.

«Poco sincero», le dije a Coen. Tenía cierta sensación de apocalipsis. (Estábamos sin conexión WiFi).

Dos días después salimos del desierto para reabastecernos y encontramos el país cerrado. Todos los excursionistas israelíes se habían ido a casa.

La vida de estos expedicionarios es una aventura, siempre se están enfrentando a situaciones que los lleva a tomar decisiones para su bienestar y en este momento se trataba de la salud, la vida propia y la de los demás, estaban en una parte de la aventura donde debían detenerla y entrar en cuarentena.

Dos días después al salir del desierto entran en conciencia de todo lo que está ocurriendo, todos los israelitas estaban en casa y deben regresar con prontitud a Tel Aviv pero todo el sistema de transporte estaba suspendido y debían hacerlo por el desierto caminando de nuevo, es cuando reciben una propuesta imperdible, en medio de una decisión de quedarse o continuar. 

Conocimos a una pareja, Yoav y Jaana, que habían estado en el desierto durante algún tiempo y no tienen prisa por irse. Habían venido individualmente y uno de sus autos necesitaba ser devuelto a Tel Aviv …

Con el transporte público cerrando aquí, me preocupaba no poder volver a Tel Aviv. ¿Y ahora podríamos regresar manejando el automóvil de otra persona?

Creemos en las señales y «cosas» que se cruzan en su camino cuando sea necesario. Oportunidades … ¿Las tomas (en este caso, sigue nuestra cabeza) o las ignoras (en este caso, sigue al corazón)?

Para ser honesto, inicialmente seguimos a nuestro corazón, pero en la siguiente caminata de 25 kilómetros en medio de un desierto deslumbrante no podía negar mi cabeza diciendo: «Esto ya no es correcto … no deberíamos estar aquí».

Afortunadamente, la oferta seguía en pie y ayer por la tarde fuimos a Tel Aviv.

A partir de acá se hizo realmente fácil para los aventureros viajar a los Países Bajos, opinando que vieron mucho más seguro los protocolos de seguridad aplicado por las autoridades israelíes en comparación a las de su propio país, sin embargo, debieron internarse en una casa apartados en cuarentena durante las próximas dos semanas desde su arribo. 

Un consejo

La pareja de viajeros Roy y Michelle se encontraban en su tierra Natal, São Bento do Sul, Brasil, trabajando en la edición de su segundo libro referente a la expedición mundial «Latitude 70» @mundoporterra cuando les llegó la noticia de la pandemia mundial y la repentina orden de entrar en cuarentena. 

Brasil ciertamente no se equipara a otros países en número de contagiados del virus esto «quizás se deba a que la contaminación llegó aquí más tarde. La cuarentena se decretó con bastante rapidez, especialmente al sur del país, lo que debe haber ayudado a no disipar la enfermedad, pero ya está teniendo un fuerte impacto en la economía». Expresó Roy sobre la situación en Brasil. 

Con respecto a los que tienen el entusiasmo por salir de viaje aprovechando los días libres y la total soledad de los destinos favoritos de muchos viajeros Roy también cree lo siguiente. 

No, creo que ningún lugar sea bueno para viajar en este momento. Como la cuarentena es un esfuerzo mutuo de las personas, quienes viajan pueden ser vistos mal por las personas que residen en estos lugares. Es parte de la ciudadanía participar en el esfuerzo por contener el virus. He oído hablar de viajeros fuera de sus hogares que no son bien aceptados por los residentes, ya que piensan que pueden estar trayendo la enfermedad a los suyos. Creo que, en este punto, debería evitarse. Pero si el viajero ya estaba viajando en el momento de la cuarentena y no pudo ser repatriado, es hora de detenerse y esperar, tal como lo están haciendo todos.

Para los que se encuentran fuera de su país, en un lugar muy remoto es indispensable que se detengan a pasar el tiempo de cuarentena establecido en cada nación, considerar un lugar apartado donde puedan autoabastecerse o solicitar ayuda a las autoridades, las que siempre van a estar dispuestas a colaborar. Ante esta situación Roy Rudnick invita a: «Continúa con el espíritu del viaje, mantén la calma y espera. El tiempo es la mejor medicina para todo en la vida».

Otra experiencia

Este fue el caso de la pareja procedente de Alemania, Karin y Christian @wildlifemoments.de quienes se encontraban en los Estados Unidos cuando fue declarada la cuarentena, anunciando en su feed de instagram que «no son los días más gloriosos» pero están consientes que es parte del juego que se está viviendo en este momento y ya están dispuestos a pasar las dos semanas de cuarentena en casa luego de su viaje de retorno a Alemania. 

«Decepcionados de no poder completar nuestro viaje según lo planeado, pero contento de estar en casa de nuevo y agradecidos del tiempo que tuvimos» dicen. Fue difícil para ellos dejar el Land Cruiser, casa rodante estacionada en los Estados Unidos. Al mismo tiempo agradecen el apoyo que le brindaron sus amigos en hospedarlos, cuidar la camioneta y atenderlos durante el tiempo de cuarentena. La comunidad les demostró la familiaridad en estos momentos duros para todos.

Christian y Karin planean volver por la camioneta y continuar con el viaje «quien sabe, tal vez el camino a casa se hace un poco más largo y más emocionante que un contenedor de autos» recomiendan estar saludables, quizás esta espera sea aburrida

Compartir con:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *