Desarollada la Clínica de manejo en Arena

Luego de una conversación de mi persona con Klaus Moreau sobre las experiencias de viajes y manejo en los desiertos de Sudamerica, acordamos reunirnos el 8 de febrero para dictar una clase de técnicas de manejo 4×4 y recuperación en desiertos, siendo una convocatoria de éxito.

Texto y foto: Daniel Meléndez @danielm4wd

El escenario de la península de Paraguaná al norte de Venezuela, fue ideal para llevar a cabo la inducción de manejo en caminos de arena a entusiastas y aficionados de viajes en 4×4.

La fue un evento organizado entre Liqui Moly Venezuela y Encuentro Overland para convocar a conductores que buscan ampliar su conocimiento en las técnicas a aplicar durante un recorrido en superficies arenosas.

La locación

De todas las geografías de Venezuela, la zona más parecida a un desierto es el occidente costero, partiendo desde la península de Falcón hasta el estado Zulia, con espacios cubiertos con Médanos, lo que son conocidos como dunas en el resto del mundo.

Por esta razón fue seleccionado estos parajes para dictar el curso práctico de manejo en arena, con la ventaja de contar con terrenos apropiados para presentar la dificultad moderada para la iniciación en este tipo de terreno.

La instrucción

Partiendo del centro de la península de Paraguaná luego de una conversación con los integrantes del curso, tomamos el primer arenal con montículos medianos para hacer que los conductores dieran los primeros pasos en el sorteo de los obstáculos.

Este circuito de exigencia moderada fue un compendio de escanarios para que el conductor experimentara la dosificación de la potencia según el terreno que tienen en frente y en respuesta a la tracción del vehículo.

Algunos datos dados en la conversación fueron evaluados para ser aplicados en otros terrenos que presenten características similares en el resto del país o lugares de otras latitudes.

Otro lugar para la práctica fue el Médano Blanco ubicado al norte de la península, donde los conductores experimentaron el ascenso y descenso en pendientes inclinadas.

Este tiempo en el arenal fue aprovechado para la práctica de quienes realizaron recorridos a los distintos rincones del médano consiguiendo avanzar con facilidad en algunos casos y con retrasos de atascadas en otros.

«En mi caso entendi que en la arena debes cambiar el estilo de conducción. En general me gusta siempre sortear obstáculos de la forma más lenta y técnico posible. En arena muchas veces el impulso es el ingrediente para pasar con éxito un obstáculo». Gregorio Rosales @atelopluslife

La pernocta

A los pies del cerro Santa Ana, un monumento natural por su caracteristicas únicas, fue el lugar para pasar las dos noches durante el desarrollo de esta clínica.

Entre tertulias y recuerdos del día se pasó un rato agradable en lo que fue un escenario único para vivir la experiencia de acampar.

 

 

Compartir con: