Playas y volcanes de Centro América (Costa Rica)

Leonardo Colina tomó su moto para hacer un viaje en solitario encaminándose a una exploración que lo llevará a conocer parte del norte de Panamá y Costa Rica hasta la frontera con Nicaragua, viviendo una experiencia que lo motiva a continuar recorriendo la hermosa geografía de Centroamérica en búsqueda de más.

Texto: Encuentro Overland
Fotos: Leonardo Colina @lcolinave

Una exploración cumple varias finalidades y Leonardo esta dispuesto a sumar varias horas de manejo durante una semana para comprobar todo lo que ha visto en las lecturas de los mapas y tomas satelitales sobre el litoral del Pacífico en Costa Rica con la intención de entender todo lo observado, hacer un cuaderno de viaje y planificar expediciones a cada sitio que visitó dedicándole más tiempo a recorrer los senderos y trochas que llevan a otros destinos, y además, compartir con la familia y amigos, para hacer más ameno el viaje. En este plan exploratorio de Leo, cumple con hacer un nuevo mapa en su historial de viajes y conocer nuevos destinos.

La exploración es la mejor forma de conocer el lugar planificado o sin planificar, permitiendo conocer el entorno de los destinos que se van visitando.

La moto

El medio de transporte seleccionado es la motocicleta BMW R1200 GS Adventure, un icono de los viajes overland y el modelo favorito de muchos aventureros que le han dado la vuelta al mundo a través de terrenos irregulares.

El viaje fue también una forma de conocer las cualidades de este modelo, para realizar futuros viajes más largos, permitiendo hacer pruebas en el consumo de combustible.

El tanque tiene una capacidad de 33 litros de gasolina, y una autonomía de 5 kilómetros por litro consumido, durante el recorrido, Leonardo logró alcanzar 620 kilómetros quedando un poco de combustible en la reserva. Este prueba, la hizo con distintos estilos de conducción, para estudiar como se comporta el consumo según las revoluciones. Teniendo una media de los 5 km por litro.

Otra cualidad de importancia es la frenada, un valor que va al lado de la potencia, ya que es imprescindible detener de forma muy segura esta masa de 250 kg, más el peso del equipaje y los que ocupan la moto en cualquier tipo de terreno, y este fue otro test que estuvo realizando a su moto para conocerla a profundidad.

El viaje al norte.

Una vez el tanque lleno y las maletas colocadas ya estaba todo listo para iniciar el viaje pero aprovechó parte de la noche para descansar un rato y emprender el viaje a partir de la 2:00 AM con la intención de salir de las zonas pobladas con la ausencia de tráfico de esas horas y por la temperatura más baja posible para evitar el calor del día en la urbe. La conexión entre la Ciudad de Panamá y Paso Canoas, lugar para cruzar la frontera tiene una distancia de aproximadamente 500 km de distancia, cubriéndola en unas 5 horas de viaje. La carretera panamericana tiene muchos controles de velocidad entre sus poblados, algunos que limitan hasta 30 km/h lo que hace lento el viaje y es aconsejable aprovecharlo mientras la mayoría duerme, más cuando se tiene una meta el primer día de recorrido.

«Siempre me ha gustado manejar de noche y aprovechar las largas distancias hasta mi objetivo, de esa forma evito el trafico en las zonas pobladas» LC

La meta de este viaje a Costa Rica es llegar al Parque Nacional Santa Rosa en Costa Rica ubicado en la bahía de Cuajiniquil, al norte occidental del país, y muy cerca de la frontera con Nicaragua e iniciar el retorno con todas las paradas posibles entre playas y senderos que se visualizan en este extremo del Pacífico.

Ya dentro del Parque Santa Rosa inició la confirmación de lo visto a través de las aplicaciones satelitales, con playas de intensos azules y caminos de tierra que abren paso a la aventura a las playas Hermosa, Tamarindo y Naranjos.

La primera acampada fue en la playa de Cabuyal, donde desemboca un río. La localidad más cercana es Nacascolo dentro de la provincincia de Guanacaste, considerada una buena playa para todo tipo de público pero con acceso a carros de doble tracción. Sus aguas cristalinas y arena blanca la hacen ideal para amanecer allí en una acampada.

El lugar fue propicio para encontrar a un amigo quien ayudaría a ingresar con la moto y acomodarla bajo arboles para la pernocta.

Rumbo al sur

Al amanecer inicia el recorrido continuando el itinerario hacia el sur, teniendo como primera parada la playa Hermosa pero en la mente presente el siguiente balneario que había sido visto por Leo a través Google Maps con imágenes extraordinarias, además, ampliamente recomendada por un amigo.

Ciertamente llegó a un lugar extraordinario, de mucha belleza natural pero en época vacacional estaba repleto de temporadistas y dejó de ser atractivo para acampar ya que se buscaba soledad como la noche anterior. Por esta razón continuó manejando en medio de una lluvia Sorpresa que hizo que la temperatura se hiciera baja al punto donde se titiritaba de frío.

La conducción de esa noche fue hasta un poblado llamado La Fortuna, justo en la entrada de la zona protegida del volcán Arenal donde es un destino obligado en un viaje a Costa Rica. Lo más llamativo de poblado es el movimiento turístico de la zona atraído por el volcán y las fuentes termales que rodean la montaña.

Uno de los atractivos que son protegidos por la vasta selva son los ríos, aguas termales y la catarata La Fortuna que parece escondido en un lugar paradisíaco.

Al amanecer el infortunio marco el día ya que no fue posible ver la cima del volcán por la espesa nubosidad. Pero si permitió conocer los alrededores del coloso de esta zona.

Me sorprendió el tamaño de La Fortuna y el movimiento turístico que se ha desarrollado para visitar el volcán. LC

La larga jornada de manejo del día anterior por evitar dormir en la playa más los otros cuatros días de acampada meritaba ya dormir en una cama y el beneficio de una ducha caliente para recuperar energía y continuar conociendo más playas.

Playa Minas

Un lugar completamente solitario le trajo una experiencia inolvidable a Leo. La playa Minas estuvo acompañada por la curiosidad de un grupo de Mapaches que se interesaron en el campamento y se convirtió en entretenimiento su presencia.

Pero el momento más gratificante fue cuando se percató tres tortugas estaban a punto de hacer el desove, lo que observó durante mucho tiempo a tes de ir a dormir.

Leonardo reunió la información necesaria para continuar viajando por Costa Rica a través del occidente y además conoció un poco más de los que considera es un país ecológico por el estado de sus playas y el mantenimiento de sus carreteras.

Este recorrido de playas culminó retornando a la frontera con Panamá, luego de una semana, ahora dedicándose a planificar nuevos recorridos para conocer a profundidad.

Compartir con: