Al fin, de regreso a casa. A2A Expedition (Sudáfrica)

Graeme Bell y familia de regreso a casa.

Graeme se ha convertido en una celebridad en las redes sociales y el internet en general, pero su fama va más allá de la pantalla, también en papel a través de libros en formatos de colección ha llegado a engancharse con un público apasionado por la vida sobre ruedas. La familia entera se encaminó a un viaje que ellos mismo no sabían cuanto tiempo duraría y ahora que las noticias anuncian que ha regresado a casa nos revela que está de paso en su propio país. Es así la vida Overlanding.

Apenas he escuchado noticias quise hacerles unas preguntas (DM) para Encuentro Overland y él (GB) amablemente accedió a reponderlas para que conozcamos un poco más de esta familia de aventureros

DM. ¿Cuánto duró el viaje?
GB. Salimos de Sudáfrica en octubre de 2012 y no volvimos hasta julio de 2019. ¡Hasta ahora hemos pasado casi 2500 días en el camino!

DM. ¿Cuánto tiempo estuvieron en cada continente?
GB. Pasamos dos años y medio dando la vuelta a América del Sur, unos pocos meses en América Central, cerca de dos años en América del Norte, casi dos años en Europa y Turquía, y nos llevó ocho meses conducir desde el norte de África hasta Sudáfrica.

DM. Publicaste libros mientras viajabas. ¿Cómo fue la aceptación de los lectores de tus libros y qué han comentado?
GB. Hemos publicado tres libros. El primero, We Will Be Free, narra nuestro viaje en el sur y este de África y luego la difícil tarea de alejarnos de nuestras cómodas vidas, vender el negocio y salir a explorar y rodear América del Sur. Después de tres años en el camino, publicamos nuestro segundo libro, Travel the Planet Overland, el propósito de este libro era inspirar a otros a viajar por tierra y compartir el conocimiento que hemos aprendido a lo largo de los años. El tercer libro se llama Overlanding the Americas: La Lucha, y describe nuestra batalla por tierra desde Ecuador hasta Alaska. Haciendo la transición a profesionales de overlanders, buscando ganar y viajar con el sueño de conducir alrededor del mundo.   Los libros han sido muy bien recibidos y la venta de los libros es una contribución significativa a nuestros ingresos, lo que nos permite continuar viajando. Nuestro libro más popular hasta la fecha ha sido el segundo libro, Travel the Planet Overland, que ha sido muy bien recibido y que continúa vendiéndose en cantidades significativas. Nuestro estilo de escritura es relajado, humorístico e informativo y nos conectamos con nuestros lectores.

DM. Viste a tus hijos crecer mientras cruzaban las fronteras. ¿En qué te enfocaste para enseñarles?
GB. Todo el viaje ha sido una experiencia de aprendizaje para todos nosotros. Mientras los niños aprenden geografía, sociología, arquitectura, cultura, historia, ciencias y matemáticas, y como parte de su experiencia diaria, también intentamos centrarnos en el trabajo de los libros, la apreciación de la música y los idiomas. Mi hijo puede comunicarse en cuatro idiomas y ambos niños han aprendido lecciones importantes y valiosas sobre el mundo en que vivimos y la belleza de la humanidad.

DM. ¿Planeas hacer otro viaje como este?
GB. Estamos en Sudáfrica como turistas, esencialmente. Estaremos aquí durante unos meses para trabajar en algunos proyectos de libros y prepararnos para futuras aventuras. En este momento tenemos una idea aproximada de explorar el sur de África durante unos meses antes de regresar a Turquía y atravesar Asia y regresar a América. Un día exploraremos Australia.

DM. ¿Qué le dirías a un público que quiere escuchar un valor de la vida a través de tu experiencia?
GB. Hemos aprendido que el mundo está poblado por buenas personas, sí, hay excepciones, pero la mayoría de las personas que hemos conocido nos han tratado con amabilidad y respeto, todos somos iguales pero nuestras experiencias y oportunidades son diferentes. Hemos experimentado un gran amor y amistad y alentamos a todos a que se traten con respeto y compasión.   Además, este planeta es asombrosamente hermoso y digno de nuestro cuidado y protección, ya que el único hogar que tenemos y el hogar de nuestros hijos y nietos, debemos venerar nuestro hogar natural y valorar el planeta más que la riqueza que podemos extraer de ella.

 

Compartir con: