Termina la fiesta

Con el tercer día de Feria se marca el inicio de la 41ª edición del Rally Dakar con el acto simbólico que se conoce con la largada de cada piloto al ondearse la bandera blanqui roja del Perú.

 

Daniel Meléndez F

Ig: @danielm4wd

Cada uno de los 541 participantes que se vieron aprobados ante la jornada de verificación técnica en los dos días anteriores, hoy celebraban su próxima participación en la edición netamente peruana con cinco mil kilómetros de arenas y dificultades en los siguientes once días que restan.

 

El día estuvo transcurriendo entre alegría y nerviosismo ya que una gran multitud se acercó a la Feria del Dakar, lo que le transmitió a los pilotos una emocionante bienvenida si embargo cada uno vive la tensión expectante de los próximos días en un terreno realmente duro.

 

Desde temprano los pilotos de motos, camiones, autos y Side by Side que suman 334 vehículos y más de 540 participantes estuvieron ingresando a la gran rampa donde se hizo el saludo oficial hasta entrada la noche cuando finalmente se vieron los vehículos de los pilotos punteros como Stephan Peterhansel, Carlos Sainz y Nasser Al Attiyah.

 

Notas del Dakar

Los campeones que llegan al Dakar con el objetivo de ganar uno de los títulos en juego llevan meses concentrados en su objetivo. Los últimos días –eso sí-  los dedican a desconectar, a descansar…algunos incluso aprovechan para irse de vacaciones! Stéphane Peterhansel optó, por ejemplo, por una escapada romántica al Machu Picchu con su esposa Andrea, que regresa al Dakar en la categoría Side by Side. Nasser Al Attiyah también ha aprovechado para descubrir las bondades del Perú y ha aprendido a preparar ceviche con uno de los chefs más reconocidos de Lima. Sébastien Loeb, que siempre opta por las sensaciones fuertes, ha rematado sus entrenamientos con un desafío al volante de su Peugeot 3008…que se ha medido ante un avión! Para todos, ha llegado el momento de la verdad. El duelo entre los Mini y los Toyota, que podría arbitrar la Peugeot del nueve veces campeón del mundo de rally, estaba en boca de todos los presentes en la base aérea de Las Palmas. Entre los señalados, ninguno asume directamente el papel de favorito. “En términos de fiabilidad, puede que nos haya faltado un poco de tiempo para pulir algunas pequeñas piezas. Son detalles pero pueden llegar a ser importantes”, explica por ejemplo Peterhansel hablando de su buggy, mientras Nasser Al Attiyah, que es unánimemente reconocido como el más ágil en las dunas, equilibra la balanza diciendo que “hay que estar concentrados para no perder demasiado tiempo con la navegación”.
 
La prudencia también impera entre las motos. Especialmente para Toby Price que “sigue sintiendo algo de dolor” después de su lesión en el escafoides derecho hace algunas semanas mientras entrenaba. El campeón australiano de la edición 2016 no es la única baza de KTM para dominar la carrera, ya que Sam Sunderland y Matthias Walkner confiesan estar en el mismo estado de forma que cuando ganaron, en las dos últimas ediciones. Son perfectamente conscientes de que el peligro los acecha desde las motos azules de Yamaha, cuyo líder – Adrian Van Beveren, se alza como el rival más peligroso para KTM. “Es algo positivo”, asume el francés. “Trabajo para eso, para intentar ganar. Si la gente confía en mis posibilidades es que estoy donde tengo que estar ». El razonamiento es claro y da esperanzas al clan Yamaha, que completan por Xavier de Soultrait y Franco Caimi. Mañana, ¡comienza el partido!

Entrevista

Hoy finalmente estuvimos frente a Sebastian Loeb ya que se carrió fuertemente el rumor que no correría esta edición y no se dejó escapar la oportunidad para preguntarselo y respondió afirmativamente, “el rumor era cierto, hasta hace poco no sabia si podía particiar (…) voy a enfrentarme al equipo de mini porque quiero ganar.  

Compartir con: